Presencia de África en la pintura Cubana

 

…Por lo demás, en Ciudad de la Habana, un joven pintor con sólo dos años de estudios académicos, Santiago Rodríguez Olazábal (1955), mantiene y defiende una posición sumamente interesante. En su reciente exposición en el Centro Provincial de Arte de la capital, a la que tituló Okan to mi (Desde mi corazón) asistimos al ímpetu de profundizar en lo más hondo de la filosofía de las creencias cubanas de ascendencia africana, especialmente de la secta conocida como Regla de Osha, desdeñando las fórmulas ya establecidas y aceptadas que intentan la reproducción plástica de los mitos. Un deseo de apresar el carácter dualista y angustioso de tales filosofías, lejano del mero entorno para turistas, que sorprende y conquista, pero que poco aporta a la hora de ofrecer una visión totalizadora del Hombre. La búsqueda de nuevas formas lo conduce a nutrirse de las corrientes mas contemporáneas, cercanas en sus planteamientos y en sus soluciones a las actuales interrogaciones del artista y su medio. Así justifica, desde su punto de vista, elementos que tienen otra connotación allende los mares y el arco iris es asumido como la olvidada deidad Oshumare, como el mismo se califica, no intenta alejarse de su realidad, sólo encontrar la noción primaria en una visión compleja del ser humano y de su relación con la naturaleza, la vida y la muerte. Verdadero erudito de los fundamentos religiosos que lo ocupan, no hay dislate en sus obras, sino coherencia y armonía, verdadera correspondencia entre forma y contenido. Un mundo subterráneo y antiguo, que se engarza de una manera lógica y natural al pensamiento de la pintura contemporánea, que no tropieza, maduro como está, tradicionales a su modo y tremendamente actuales. Su búsqueda le da un valor especial a sus trabajos, pues nadie es sólo el que es, sino también el que quiere ser y el reflejo de lo que los otros son…

 

Lázara Castellanos
Crítico de Arte, poeta, novelista y curadora

Fragmento de su artículo Presencia de África en la pintura Cubana, publicado en la revista UNION. 1985. Pág. 38, 2dopárrafo. La Habana, Cuba.